EL MAESTRO DE LA ELEGANCIA, GIVENCHY


“El secreto de la elegancia es parecer uno mismo”, decía Hubert de Givenchy, considerado una leyenda de la alta costura francesa quien falleció el pasado sábado a los 91 años.

 

 

 

 

Nacido el 21 de febrero de 1927, en el seno de una familia aristocrática en Beauvais.

Se puso a dibujar siluetas de moda, siguió clases en Bellas Artes y, a los 17 años, debutó su carrera de modisto en los talleres de Jacques Fath y Elsa Schiaparelli. Con 24 años decidió abrir su propia casa de moda.

En 1944 se trasladó a París para estudiar en la École des Beaux-Arts con grandes modistos y en el año 1952 abrió la ‘MaisonGivenchy’, su primer taller en la capital francesa, y poco después conoció al modisto español Cristóbal Balenciaga, quien le influyó a lo largo de su trayectoria.

 

Sus diseños comenzaron a llegar a lo más alto de la fama gracias a la actriz Audrey Hepburn, quien se convirtió en su musa.

A lo largo de su trayectoria realizó diseños para personalidades como Elizabeth Taylor, Jacqueline Kennedy y Grace Kelly.

 

 

Siempre recordaremos su frase y llevaremos sus diseños en el corazón: “el vestido debe acomodarse al cuerpo de la mujer, no el cuerpo de la mujer a las formas del vestido”

Comments

comments